Sombrero de paja

Sombrero-de-paja.jpgSombrero-de-paja.jpg

José Francisco Zapata - Sombrero de paja
$60.00


Preloader

Viñeta

Carlos López

 

Francisco Zapata, una entrega a la literatura

 

Francisco Zapata es un poeta que escribe sin concesiones, con conocimiento, sensibilidad y espíritu crítico. Su poesía franca se inserta, por su calidad, entre la mejor poesía que se hace hoy en México. Aunque suene trillado afirmar lo anterior, éste no es el caso de Zapata, pues los luminosos libros que ha publicado hasta la fecha (Pararrayos cobarde, Poemas mortales y Calle y templo pocos, pero suficientes por lo que transmiten) dan cuenta de ello. Ésta es la razón, tal vez, por la que el nombre del poeta no aparece en ninguna antolog ía oficial o por encargo, en ningún diccionario de escritores mexicanos y no goce de becas ni subvenciones para ejercer, con pasión, su arte . Porque ya sabemos que el arte está en otra parte, tampoco es frecuente ver sus poemas en revistas ni suplementos culturales comerciales o de gran tiraje. Es triste reconocer que el ninguneo se expande como flor del mal en mafias y supuestos académicos impulsores de cánones, gustos, mercados, de lo poéticamente correcto.
    Zapata, además de ser un hombre entregado de manera responsable a su poesía, se dedica a propagar los cantos ajenos en su revista Deriva que lleva la increíble cantidad de 20 números. La revista, como su nombre lo indica, está a la deriva, pues en un país de no lectores la sobrevivencia de revistas con contenidos de calidad adquieren connotaciones casi heroicas. Por supuesto, nunca ha tenido la beca Edmundo Valadés para revistas dependientes de la dádiva oficial, que todos se pelean por tener. El hombre trabaja y se gana el pan de manera honrada y vive de manera coherente, como se espera de un poeta de verdad.
    Sombrero de paja es un libro con distintos tonos (por fortuna, alejados de sonsonetes y modas quejumbrosas o con pretensiones) y alientos poéticos, pues contiene desde poemas de una sola línea llena de letras como hormigas (con los que me identifico más por la deuda que tengo con las formas breves) hasta estructuras más largas. De esta manera, el ritmo del libro, el viaje que propone, que es una búsqueda en pos del fuego, de la palabra ardiente, se redondea con la música de cada poema.
    Los dados que el poeta lanza, de manera literal, en las hojas de su libro, la cábala, el juego, la búsqueda de la iluminación, la filosofía, el canto ontológico son las preocupaciones del autor. La poética en rebeldía de Zapata no se queda en el conformismo de la desesperanza, lanza dardos a un blanco imaginario, pero real: el sistema y su gradual descomposición, a la condición humana y su despeñadero consciente. El arte es revolucionario, por eso es la salvación. Éste es un ideal que no es zapatista, pero que podría firmar Zapata (Francisco).
    Sombrero de paja no sólo por su estructura formal sino por los momentos cimeros en los que el poeta afina su lira es un libro en el que, además, se experimenta con los viejos, inmortales, enigmas. En la p. 45 aparece el poema 7 de «Nueve actos para un despertar nocturno»: «Servicio a su Reina/ deber de su despertar,/ seis y uno siete,/ cuatro y tres siete/ cinco y dos siete/ y el dado volcánico/ un triángulo sin temor». Y el poema que da título al poemario, «Sombrero de paja», «lanza el dado en la divinidad».
    El poemario termina con una hermosa palabra (casi caída en desuso) y un haz luminoso, fuerte, prende los 33 cabalísticos universos del poeta: libertad.

 


Viñeta

 

María Cruz

 

Sombrero de paja

   

Aquel que decide vivir la poesía en carne propia paga un precio muy alto. Se convierte en el arpa eólica de la que hablaban los románticos, el instrumento que deja que el viento, es decir la vida, lo taña a su antojo con furia y tormenta. Porque lo crucial es sentir y en esa apertura el poeta se abisma hacia su indómita imaginación y escribe.
    La voz poética de Francisco Zapata no se deja sobornar; no sucumbe ante la retórica ni ante el dios de la metáfora ni ante las formas dadas por otros. Destaca sobre todo un impulso por momentos rabioso, cortante, un impulso que no permite lo apacible, que de pronto rompe lo que podría ser sólo música equilibrada y se vuelve parto. El nacimiento es continuo, este dar a luz con las sustancias que eso implica: sangre, materias impuras, flechas que lanzan al mundo al que recién abre los ojos y lo ve todo.
    Hay en esa mirada una posición furiosa, el desacuerdo con el mundo estalla, el rechazo al orden aletargado y tonto que se nos amenaza a diario.
    Hay algo de eternidad en estos versos, porque es palpable el movimiento que genera la continuidad de la vida. «No hay tiempo en los llantos» escribe el poeta, quizás porque el llanto no cesa nunca y sólo cambia de sujeto.
    La poesía de Francisco Zapata jamás es predecible. Si la exaltación en desacuerdo surge, también lo hacen la ternura, el elogio de la amistad, la admiración a la naturaleza que no reprocha el destrozo de los hombres, que no da leche de vaca encabronada. Aquí apreciamos la observación minuciosa de las hormigas, el dicha que da respirar profundamente, la contemplación de los ciclos lunares, los esbozos de la felicidad.
    Es evidente el espíritu de los personajes que aquí deambulan y que soplan por debajo de los versos, acompañándolos: Mojo Risin, Jimi Hendrix, Ramón Martínez Ocaranza. Todos ellos seres fuera de lo común, locos, poetas, artistas; en una palabra: iluminados, envueltos en las llamas de su propia viveza inapagable.
    Hay también en este libro un aire juguetón, como si el mismo viento que tañe el arpa, deshiciera y armara las piezas de un juego privado. Ese viento mueve el lenguaje, lo desarticula y lo articula a ritmo propio y secreto. No todo nos es revelado, pero el poeta nos da ciertas claves y una de ellas es la palabra con la que termina el libro: Libertad. El lector también debe dejarse tañer por esta música y aportar a los versos su libre imaginario.
    Al leer este libro es necesario exprimirlo como una «naranja de jugosas galaxias» Es preciso que el viento alce el sombrero de paja y nos guíe por los impredecibles caminos de la poesía.

 

Todavía no hay reseñas para este libro.