En Lodeluna las sombras

en-lodeluna-las.jpgen-lodeluna-las.jpg

Gloria Vergara - En Lodeluna las sombras
$50.00


Preloader

Viñeta

Gloria Vergara (Palos Marías, Coahuayana, Michoacán, 23 de enero de 1964), poeta, ensayista. Imparte cátedra en la Universidad Iberoamericana y en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey. Publicó los ensayos Angustia existencial en poemas humanos de Vallejo, Presencia y realidad del tiempo en la poesía de Jaime Sabines y La literatura oral del suroeste de Michoacán a la luz de la hermenéutica.
 


Viñeta

Carlos López 

La voz de nuestra poeta es clara, directa, original, fresca. Sus versos nos trasladan a un lugar distante, desconocido e inaprehensible, a la vez que entrañable y nostálgico. Gloria Vergara logra que habitemos sus atmósferas como lo hacemos con los mundos rehechos por otros poetas cimeros: Neruda y su Isla Negra, Asturias de Soluna, Huidobro en Altazor, Vallejo y Trilce. Lodeluna es memoria, es historia, es creación: luz, noche, encuentro, cercanía, erosión. Si somos capaces de cabalgar sobre su geografía, de meternos en su logos, algo inédito merodeará nuestras riberas.

 


Viñeta

Carmen Nozal

Autora que invoca a los elementos de la naturaleza para edificar el esqueleto de las cosas, convoca también al ser humano para situarlo en el centro del abismo.
        Creadora de sus propios territorios, Gloria nos descubre la música con la que danzan las palabras en sus versos y en esa región que ella ha bautizado Lodeluna. No sé si fue primero el ritmo quien escuchó este poema, o el poema quien escuchó este ritmo y se dejó seducir por la fuerza del vértigo. De todos modos aquí también se da un viacrucis para que pase el poema cayendo, levantándose, levitando como un hombre que «en este llanto... se disgrega».
        Estos textos tienen vida más allá de la vida. Saben cosas difíciles de nombrar, porque «el que vino dijo: “Reprodúzcanse los del costado izquierdo”. Y así fue: se levantaron los hambrientos».
        Libre de toda culpa, pues en estos versos la culpa es sinónimo de cárcel, la sombra resucita en otro canto que ahora es tan moderno como el teléfono por el que habla Eva con Adán para decirle que no hace mucho conoció a un lector que estuvo entre las llamas, entre las hojas y entre los ciempiés de la palabra recién salida del árbol de la ciencia del polvo y del mar.

 

Todavía no hay reseñas para este libro.