Diván de versos raídos

divan-de-versos.jpgdivan-de-versos.jpg
Autor: Daúd

Daúd - Diván de versos raídos
$30.00


Preloader

Viñeta

 Efraín Bartolomé

Pocas veces he visto vocación más acendrada para servir a la gran Diosa: pocas veces he visto vocación tan genuina.
Marco Antonio González, Daúd, emprendió su camino iniciático hace ya muchos años.
Hizo estudios profesionales de composición musical y dramaturgia.
Buscando su corazón exploró en el alcohol, en la música, en el teatro, en la Mujer, en la Poesía: aquí encontró el espejo de su alma.
Buscando su corazón encontró la Poesía: buscando la poesía encontró su corazón.
La Poesía lo llevó a la medicina.
Nunca hay que olvidar que en el proceso de formación del bardo antiguo era necesario que el iniciado desempeñara una labor curativa en su sociedad.
Y no hablamos aquí de símiles ni de analogías: desempeñar una labor curativa significaba ser practicante de la medicina física, o ser un médico del alma: intérprete de sueños o intérprete del Oráculo.
Esto le permitía al bardo en formación conocer de modo directo los actos de irresponsabilidad contra la Diosa que llevan a la pérdida de la Armonía.
Y los misterios purificadores del dolor y el sufrimiento.
Todo esto ha hecho Daúdcon su vocación.
Todo esto aunado, desde luego, al conocimiento de la transición poética en lenguas castellana, francesa e inglesa.
Este conocimiento lo llevó a las raíces persas de nuestra tradición.
Y a su conversión a la tradición sufi de los derviches giradores de Rumi.
Éste es, a grandes rasgos, el poeta que hoy me da gusto presentar al lector.
Marco Antonio González (Daúd) surge en el panorama de la poesía nacional con la intensidad del cardamomo, con el gusto del regaliz y con la discreción del relámpago en un cielo sin nubes.
Buena suerte, poeta.
Buena suerte, lector.

 


Viñeta

Carlos López

Marco Antonio González, Daúd, ha escrito un poemario del que es difícil salir inmune después de su lectura. Diván de versos raídos es el nombre de la primera publicación de este poeta que ha dejado reposar sus versos, los ha hecho madurar, y hoy los saca con luz propia a navegar por el mundo de los libros.
        Éste es un libro que nace con fulgor relampagueante propio. Es la palabra del poeta, clara, diáfana, incisiva. Es la esencia de su autor. Los secretos que encierran sus versos, sus joyas, sus frutos ya los saboreará cada lector.
 


Viñeta

José Vicente Anaya

Leer un libro como éste es llegar a un remanso a través de la poesía, experiencia poco común en este país y en este tiempo en que como «poetas» navegan medianías y mediocridades al por mayor (aunque suelen ser «célebres» y premiados).
        Esta es una poesía de mucha suavidad, de un lenguaje que por vía de la sencillez eleva hacia lo lumínico.

 


Viñeta

Juan Domingo Argüelles

El Diván de versos raídos contiene en su brevedad una larga enseñanza, un conocimiento profundo de algunas ciertas verdades que, poéticamente expresadas, nos reconcilian con el mundo, si lo que buscamos es la poesía y no el mundanal ruido que en torno de la poesía suele darse.
        La vocación lírica de Daúd no tiene equivalentes visibles en nuestra poesía actual, pues a él le interesa mucho menos la «originalidad» (cualquier cosa que esto sea) que la emoción.
 

 

 

Todavía no hay reseñas para este libro.