Animal sin tiempo

Animal-sin-tiempo.jpgAnimal-sin-tiempo.jpg

Eduardo García Aguilar - Animal sin tiempo
$90.00


Preloader

Viñeta

Eduardo García Aguilar, nació en Manizales, Colombia, el 7 de septiembre de 1953. Realizó estudios en la Universidad de Vincennes (París VIII), hasta 1979, y luego vivió en México. En la actualidad, reside en París. Entre otros títulos, ha publicado Tierra de leones (1986), Bulevar de los héroes (1987), El viaje triunfal (1993), Tequila Coxis (2003), Urbes luminosas (1991), Llanto de la espada (1992), Celebraciones y otros fantasmas: una biografía intelectual de Álvaro Mutis (1993), Delirio de San Cristóbal.
        Manifiesto para una generación desencantada (Editorial Praxis, 1998) y Voltaire, el festín de la inteligencia (2005). Algunos de sus libros se han traducido al inglés, francés y bengalí.
 


Viñeta

En Animal sin tiempo, Eduardo García Aguilar reúne su poesía escrita en la última década, en su paso por Lisboa, Oporto, Rabat, Casablanca, México, Mazatlán, San Cristóbal de Las Casas, Calcuta, Bogotá, Mónaco y París. Como en toda su obra novelística y ensayística, este libro está marcado por el viaje y la extranjería y es hermano de Llanto de la espada (1992). En el presente volumen, el poeta aborda la errancia y el nomadismo de los cuerpos y nos invita al viaje y a los estragos implacables del tiempo y el olvido. Para él, los mejores estados de un escritor son los de extranjero, forastero, apátrida y errante. 
 


Viñeta

      Eduardo García Aguilar

Todo ejercicio poético es un acto de rebeldía. El poema es la subversión máxima porque está a salvo de la comercialización de estos tiempos. La mayoría de los narradores de hoy sólo son negociantes que se vanaglorian de su ignorancia poética. Ahora, más que nunca, es necesario volver a restablecer puentes con los viejos iconoclastas de la vanguardia poética latinoamericana y con el humanista polígrafo de la primera mitad del siglo XX. En el ámbito latinoamericano, la poesía es y ha sido la expresión más luminosa y revolucionaria desde la gran explosión provocada por los modernistas. Los poetas de este continente son los que han conducido el castellano a sus más impresionantes proezas.
 

        Recordemos a los chilenos, desde Neruda, Huidobro y Rokha hasta Parra y Rojas, los nicaragüenses,de Ruben Darío a Carlos Martínez Rivas y Pablo Antonio Cuadra, al guatemalteco Luis Cardoza y Aragón, a los peruanos, desde César Vallejo y César Moro hasta Westphalen y Eielson, a los brasileños, uruguayos, mexicanos, cubanos, venezolanos, argentinos, en fin, la lista sería interminable. Su sola mención feliz nos trae a la mente universos sin cuyo conocimiento el escritor latinoamericano de hoy estaría incapacitado para entender los rumbos de su trabajo literario y del mundo que lo inspira. 
 

 

Todavía no hay reseñas para este libro.