Con el alma en un hilo. Historia de tres mujeres

con-el-alma.jpgcon-el-alma.jpg

Carmen Barajas Sandoval - Con el alma en un hilo. Historia de tres mujeres
$50.00


Preloader

Viñeta

Anilú Elías

Estas tres historias deliciosas reúnen todos esos olores, sabores y sinsabores que nos son tan conocidos y que reconocemos en nuestra sangre, en nuestra historia de mujeres mexicanas, por más autónomas y libres y autosuficientes que nos creamos las de hoy.
        Las historias de Lupe, de Carmelita, de Refugio, con sus vidas llenas de pérdidas, de dolor, de cambios económicos, tienen, sin embargo, el dulceamargo encanto de la nostalgia, el sabor de ese otro tiempo que todas nuestras tías, abuelas y madres nos han dado en el cotidiano relato de las crónicas familiares.
        En este enorme país, hoy tan urbano, hay un alma provinciana en cada uno de los que ya no tenemos veinte años.
        Quizá para el lector —y sobre todo para la lectora— jóvenes haya tristeza por las vicisitudes de tres mujeres tan impotentes ante el mínimo evento de sus vidas, tan poco dueñas de su destino, tan a merced de los demás. Pero no podrán sustraerse al encanto de la narración que va llenando de notas familiares para todos los que hemos tenido una vez una tía que derramó sus recuerdos en alguna tarde de lluvia robada a la televisión.
        Aunque existe la tentación de añorar esos otros tiempos, aparentemente plácidos, las historias de Lupe, Carmelita y Refugio son suficientemente inquietantes para no seguir atrapadas en la fácil nostalgia; hay algo importantísimo que nos dejarán, sin duda: la seguridad de que, a pesar de equivocarnos y pagar también con dolor, queremos hoy —y podemos— ser las arquitectas de nuestro propio destino. ¡Al fin...! Después de por lo menos cinco mil años de historias tristes.

 


Viñeta

Carmen Barajas Sandoval

Lo verdaderamente triste de estas tres historias es que son dolorosamente reales, tan reales como las de millones de mujeres que a lo largo de cinco mil años sufrieron la imposición de la voluntad de otros sobre sus vidas y destinos.
        Las mujeres de hoy no saben cuánto le deben a las valerosas que decidieron hace apenas siete u ocho décadas lanzarse a luchar por sus derechos.
        Lamentablemente, todavía nos falta un gran trecho por recorrer y para llegar a la meta debemos sacar fuerzas de lo conseguido para seguir adelante con firmeza.
        Creo firmemente que las mujeres, en un futuro cercano, alcanzarán su total realización y serán felices o desgraciadas, por su propia decisión.
                                                                                                                                                     

Todavía no hay reseñas para este libro.